Dirigentes habitacionales participan de encuentro con Ministra de Vivienda

La reunión se realizó el pasado jueves 12 de junio en las oficinas del ministerios y también contó con la presencia del diputado Gabriel Silber, del director (s) del SERVIU metropolitano Mauricio Liberona y integrantes de organizaciones habitacionales de la zona norte de Santiago, entre ellos, dirigentes que participan del Programa Organiza, de la Vicaría de Pastoral Social y de los Trabajadores. 

En el encuentro, la dirigenta Patricia Zapata dio a conocer a la ministra María Paulina Saball, el trabajo que han realizado en Lampa con el apoyo del programa Organiza, en busca de mejorar sus condiciones de habitabilidad

La dirigente, presentó el proyecto habitacional de 63 familias pertenecientes al comité de vivienda Nuevos Aires III, también explicó a la autoridad las problemáticas que han dificultado contar con un lugar digno donde vivir porque si bien los vecinos obtuvieron subsidio habitacional hoy no cuentan con terrenos donde construir sus viviendas, de igual modo presentó otras problemáticas que aquejan a sus vecinos como la falta de regularización de títulos de dominio que afecta a un grupo de personas desde el año 2010.

La ministra de Vivienda escuchó a la dirigente y se comprometió a revisar la situación y dar respuesta a la necesidad de las familias.

Para Patricia esta reunión fue positiva y junto a los integrantes del comité esperan repetir la cita. “Quedé contenta porque pude contarle a la ministra sobre nuestro trabajo y los problemas que hemos tenido y ella se mostró interesada por nuestro proyecto. Por ahora queremos ponernos de acuerdo entre los dirigentes para volver a encontrarnos con ella”.

Ana Luisa Muñoz, encargada del programa Organiza, explica la importancia que este encuentro representa para el fortalecimiento de las comunidades de vecinos. “Nos interesa que los dirigentes formados por la Vicaría logren instancias como ésta, que muestren sus capacidades de analizar, evaluar, proponer e incidir por el mejoramiento de su calidad de vida, generando espacios de diálogo y la posibilidad de presentar sus proyectos a la autoridad”.

El programa Organiza promueve la organización comunitaria para el mejoramiento de la calidad de vida de familias en condiciones socio habitacionales desfavorables que habitan en barrios vulnerables mediante el acompañamiento, la formación y asistencia técnica en coordinación con la red de apoyo pública y privada.

Gale53a1a09e74c35_18062014_1022am

Más de 200 mil niños chilenos son víctimas del trabajo infantil

La Organización Internacional del trabajo (OIT), entiende como trabajo infantil una violación de los derechos humanos fundamentales, que ha demostrado perjudicar el desarrollo de los niños. Provoca, eventualmente, daños físicos, psicológicos y morales que permanecerían por toda la vida.

Interfiere en su educación al privarlos de la oportunidad de asistir a la escuela o, exigiéndoles asistir a ella y al mismo tiempo realizar tareas pesadas o de larga duración. En los peores casos, el trabajo infantil puede esclavizar a los niños y separarlos de sus familias; exponiéndolos a peligros tales como enfermedades graves y/o vivir abandonos en calles de grandes ciudades, incluso cuando tienen muy pocos años.

En el mundo hay 168 millones de niños a los que se les vulneran sistemáticamente sus derechos con el trabajo infantil. De ellos hay 85 millones que se desempeñan en labores peligrosas. Si bien la cifra total descendió, del 2008 a la medición más actualizada, en 47 millones, la OIT señala que hay que seguir disminuyendo esta cifra con la inversión de los estados en protección social.

El sector en el que hay más niños, niñas y adolescentes realizando trabajos, es el agrícola, en el que se cifra en 98 millones el número de empleados menores. Desde el punto de vista geográfico, la zona con mayor concentración de víctimas es la de Asia y el Pacífico, en la que hay 78 millones, lo que corresponde casi al 10% de la población total de niños del mundo; cifras que fueron informadas por la OIT.

Trabajo Infantil en Chile

Las cifras de trabajo infantil en Chile son alarmantes. Cerca de 200 mil niños y adolescentes, de entre 5 y 17 años, trabajan. De ellos, alrededor 107 mil lo hace de forma “inaceptable”, esto es, que no cumplen la edad mínima legal de 15 años; y trabajan más de 21 horas a la semana, según la Encuesta de Actividades de Niños y Adolescentes (EANNA).

La mayoría de estos niños chilenos, víctimas del trabajo infantil, no asisten a la escuela. Algunos de estos menores de 18 años trabajan en la calle, de noche o por más tiempo del permitido por la ley. En su mayoría las víctimas son hombres, llegando a doblar el número de mujeres que trabaja antes de cumplir la mayoría de edad.

Al hablar en términos de localización de las víctimas, hay un dato importante a considerar, según el informe de la EANNA: los niños, niñas y adolescentes que viven en zonas rurales son más propensos a tener un trabajo, que quienes viven en una zona urbana. De los primeros trabajan 10 de cada 100 y de los últimos 6 de 100.

La Iglesia contra el trabajo infantil

La Iglesia Católica ha sido un actor activo en el intento por erradicar el trabajo infantil en Chile y específicamente, es la Vicaría de Pastoral Social y los Trabajadores la que tiene a cargo esta misión. Desde el año 1996 se han realizado programas con el propósito de ayudar a niños, niñas y adolescentes a liberarse de la explotación infantil.

En palabras del Vicario de los Trabajadores, Padre Andrés Moro, quienes son víctima del trabajo infantil, lo son “no solamente por un deseo de tener algún recurso económico para sí mismos, sino porque es, en su nivel de economía familiar, una necesidad tener que recurrir a su trabajo. Pero con recurrir a ello, se lesiona fuertemente el derecho al descanso, a una infancia protegida y también el derecho a una vida escolar correcta.”

El programa que ofrece la Vicaría para combatir esta práctica, se llama “Niños Trabajadores” y se realiza con el apoyo de Fundación Proniño de Telefónica y de la Fundación Anide. En conjunto con la Iglesia, han podido hacer visible una realidad, ya que por el programa han pasado más de 10 mil niños, niñas y adolescentes. Las actividades del programa se llevan a cabo en distintos lugares: escuelas, centros comunitarios y parroquias. Actualmente, participan del programa alrededor de 600 menores de 17 años.

El principal objetivo es que los jóvenes e infantes reconozcan que están siendo víctimas del trabajo infantil, “que es una realidad dura, difícil y que ellos no deberían vivir”, según señala el Padre Andrés Moro. Además, de tener por finalidad la incorporación y reintegración escolar; sin olvidar la recreación y el fomento de los valores propios de cada niño.

Medidas para erradicar el trabajo Infantil en nuestro país


El Gobierno de Chile, ha expresado el compromiso de reforzar y profundizar sus esfuerzos, para mejorar la calidad de vida de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país, construyendo una cultura de respeto social, económico y cultural; de protección y promoción de sus derechos.

Sobre esos cimientos es que se crea el “Comité Asesor Nacional Para la Erradicación del Trabajo Infantil y la Protección del Menor Trabajador”. Este seis de junio, bajo la presencia de la Ministra del Trabajo y Previsión social, Javiera Blanco se realizó la primera sesión de este Comité.

“Nos encontramos en un momento muy especial. No sólo estamos en el umbral del desarrollo, sino que Chile se enfrenta a la posibilidad real de ser el primer país de América Latina que, en el mediano plazo, pueda decir que erradicó el trabajo infantil. Sin duda, no se trata de una tarea fácil. Requiere de la colaboración de múltiples actores y de buenas políticas públicas. Pero con decisión y con las instancias institucionales que estamos creando, pensamos que existe una posibilidad cierta de lograrlo”, explicó la Ministra.

Uno de los insumos más importante que tiene el Comité para lograr sus objetivos es la Encuesta de Actividades de Niños y Adolescentes (EANNA) que se realizó el 2012. Ésta servirá de base para dar lugar a un Observatorio Social por la erradicación del trabajo infantil, que pretende producir conocimiento y generar propuestas de políticas públicas para la prevención y erradicación del trabajo infantil en Chile.

En la sesión participaron también representantes de los Ministerios del Trabajo y Previsión Social, de Justicia, de Educación, de Desarrollo Social, de Agricultura, de Salud y de Vivienda. También el Servicio Nacional de Menores (Sename), Servicio Nacional de Turismo Chile (Sernatur), Dirección del Trabajo e, instituciones como: la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Unicef y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), entre otros.

Gale5399d2c50eadd_12062014_1218pm

Empresarios y dirigentes sindicales dialogan en busca de un proyecto común

La jornada, organizada por la Vicaría de la Pastoral Social y de los Trabajadores, en conjunto con la Unión Social de Empresarios Cristianos (USEC), en la Casa Central de la Universidad Católica, con la presencia de su rector, Ignacio Sánchez, se inició con una Eucaristía presidida por el Cardenal Ricardo Ezzati. “Quisiera expresar mi alegría por este encuentro entre quienes tienen una tarea específica dentro de la sociedad, como es la empresa; quienes tienen la tarea de aportar a la reflexión, como es la Universidad; y quienes tienen una tarea fundamental como son los trabajadores, en comunión y fraternidad”, dijo durante su homilía.

El Arzobispo de Santiago hizo hincapié en la importancia de la unidad entre los distintos actores. “La humanidad está llamada a ser una gran familia, la familia de los hijos de Dios. La meta de la humanidad es que seamos uno, como Jesucristo es uno con el Padre”, indicó, reconociendo las múltiples dificultades que se oponen a este ideal. “Sin embargo”, recalcó, “las dificultades no cierran el camino, tienen que ser un estímulo para seguir trabajando, para seguir buscando la unidad y dar pasos nuevos y más contundentes hacia la unidad entre todos nosotros. Para ello es necesario un esfuerzo continuo en torno al diálogo”, sostuvo.

Vocación de entendimiento

Al inicio del encuentro, tras la Santa Misa, el P. Andrés Moro, Vicario de la Pastoral Social y de los Trabajadores, tomó la palabra: “Lo importante aquí, más que el éxito, es la fecundidad. Si tenemos el ánimo de escucharnos y de dialogar, entonces iremos por el buen camino”, expresó. 

“Creemos profundamente que Chile tiene vocación de entendimiento y no de enfrentamiento, para juntos poder salir adelante en los grandes desafíos que tenemos como país. Uno de ellos es lograr un mundo del trabajo cada vez más equitativo, más justo y más fraterno. Estos diálogos son importantes para ello”, apuntó.

Reconociendo que la instancia difícilmente iba a cambiar algo del estado actual de cosas, el Vicario citó a la madre Teresa de Calcuta, quien solía decir que “antes de maldecir la oscuridad prefería encender un fósforo”, señaló. “También esto es un pequeño fósforo que se une a muchos signos de luz, de esperanza, de justicia y fraternidad, para hacer de nuestra patria una de entendimiento y de mejor vida para todos y para todas”. 

La responsabilidad como eje articulador de relaciones

José Antonio Garcés, presidente USEC, explicó que nuestro país figura como una sociedad con altos índices de desconfianza. “Desconfiamos de los vecinos, de los extranjeros, de las autoridades, de la Iglesia y de varias instituciones cuya legitimidad antes era incuestionable”, apuntó.

Sin embargo, “sin confianza no podemos construir ni avanzar”, aseguró. De ahí la necesidad de reunirse y ver cómo afecta la falta de confianza en el mundo empresarial. “Ad portas de una reforma laboral que nos ha tenido inmersos en propuestas técnicas, es valioso contar con una instancia que nos invita a levantar la mirada y soñar un proyecto común”, dijo.

“Una empresa es realmente una comunidad de personas que aúna talentos y conocimientos en pro del objetivo del bien común. Debe ser vista en su conjunto y no separada en áreas que no conversan”, señaló, haciendo eco del llamado del Papa Francisco a “sacudirnos de la globalización de la indiferencia para involucrarnos y comprometernos con los demás”.

Tras ello, la sicóloga María Paz Abalos, directora de magíster en sicología junguiana de la Universidad Mayor, expuso algunas reflexiones sobre lo que llamó una “crisis de la confianza”, en cuya base se encuentra “el abuso, la manipulación de la verdad y el bajo reconocimiento personal, social e institucional cuando se descubre el engaño o el delito”.

Se ha venido a instalar, indicó, una actitud que llamó el “Síndrome de Caín”, en que ante la pregunta por el hermano, el prójimo, pareciera que la respuesta es “¿Y qué tengo que ver yo?”, explicó. Ante esa realidad, sostuvo, es necesario situar a la responsabilidad como eje articulador de las relaciones, y llamó a mirar la crisis de confianza como un “paso evolutivo hacia una conciencia social más madura”, recomendó.

El panel de conversación se compuso de los testimonios de Jocelyn Sepúlveda, presidenta del sindicato de Oxiquin; Mauricio Cárcamo, director sindicato Homecenter; Edith Venturelli, gerente general Clínica Avansalud; y Sergio Parada, gerente general Minera El Tesoro; moderados por Carlos Portales, director de cátedra PUC y la Fundación Carlos Vial Espantoso.

05062014

Adultos Mayores entregan propuestas a Ministerio de Desarrollo Social y al SENAMA

En un país donde la población tiende al envejecimiento, la importancia de la participación y el ejercicio de derechos de los Adultos Mayores cobra nueva relevancia. En este contexto, se llevó a cabo el IV Encuentro Nacional “Una Mesa para todos y todas: Espacio para la participación y el ejercicio de derechos con los Adultos Mayores”, organizado por la Pastoral Social Caritas Chile. 

Desde el 2011 se han realizado tres encuentros. En la primera actividad, participaron dirigentes desde La Serena a Concepción, en la segunda desde La Serena a Temuco y en la tercera desde Copiapó a Valdivia. 

“Se trata de una unión enriquecedora, interesante y audaz de personas de distintas creencias y colores políticos unidos por un mismo fin. Aquí se genera diálogo con las autoridades de gobierno en que los Adultos Mayores piden influir en políticas publicas que se generen. No quieren ser los últimos en enterarse, quieren ser protagonistas y ser consultados”, destaca Mario Noguer, Encargado Nacional del Programa de Adulto Mayor de la Pastoral Social Caritas Chile. 

La Directora del SENAMA (Servicio Nacional del Adulto Mayor), Rayen Inglés, presente en la actividad entregó las excusas por la ausencia de la Ministra de Desarrollo Social, Fernanda Villegas. Los dirigentes le entregaron dos cartas con peticiones y propuestas para ambas instituciones de gobierno y pudieron tener una amplia conversación. 

Respecto al Ministerio de Desarrollo Social, los representantes solicitaron la creación de la Subsecretaría del Adulto Mayor, un mejoramiento sustancial en las pensiones, rebaja universal para todos los Adultos Mayores del país que utilizan el transporte urbano y rural, rebaja de contribuciones de acuerdo a situación socioeconómica y no del valor del inmueble, entre otras medidas. 

En cuanto a propuestas para el SENAMA destacan que dicha entidad tenga atribuciones para controlar y fiscalizar las casas de acogida de Adulto Mayor, que se modifique la ley 19.418 para que se entregue una subvención a las organizaciones funcionales de Adultos Mayores, que los programas de salud dental “Sonrisas para Chile” se extienda a los mayores sin considerar la edad, que se hagan esfuerzos para que los medios de comunicación ayuden a crear una imagen positiva de este grupo de la población, entre otras solicitudes. 

En la oportunidad se recordó también la situación que están viviendo los Adultos Mayores en el norte del país y Valparaíso que duermen en carpas en el suelo. También el maltrato que sufren no sólo en las calles sino también al interior de sus propios hogares con sus familiares más cercanos de quienes dependen. 

Se destacó y valoró a su vez la labor que ha estado realizando la Pastoral Social Caritas Chile en Iquique con los comedores para Adultos Mayores, donde los ancianos que viven en la calle tratan de pasar el mayor tiempo posible en estos lugares a modo de refugio. 

En la voz de sus protagonistas

Aurora Castro, Presidenta de la Unión Comunal de Melipilla, asegura que “la base piramidal de la sociedad civil ahora son los Adultos Mayores. Como la población está envejeciendo el país se tiene que preparar para políticas públicas que nos ayuden a mejorar nuestra vejez”. 

Irene Sánchez, de La Pastoral Social del Adulto Mayor de Osorno, piensa que los jóvenes y adultos deben caminar de la mano: “Porque somos los opuestos, porque ellos van a ser los Adultos Mayores del mañana y nosotros tenemos que orientarlos a lo que va a ser esta adultez”. 

Ramón Aguilar, de la Unión Comunal del Adulto Mayor de Pirque, destaca que “es importantísimo promover esta unión entre las diferentes organizaciones del Adulto Mayor, porque es la única forma de conocernos, de saber qué pasa, qué piensa cada uno. A nosotros nos falta mucha comunicación con las autoridades a todo nivel para influir en las tomas de decisiones que puedan hacer más llevaderas las condiciones en que viven tantos de nuestros hermanos”. 

20140529